jueves, 17 de mayo de 2018

"MI VIDA Y MI HISTORIA POLÍTICA"

En el Salón "Arturo Umberto Illia" del Congreso de la Nación, tuvo lugar la Presentación del Libro "MI VIDA Y MI HISTORIA POLÍTICA", de CARLOS SAÚL MENEM. uno de los Personajes Políticos más importantes del s. XX que mantiene su actividad hasta la actualidad.
Desde temprana juventud, abrazó el pensamiento de Juan Domingo Perón, ejerciendo las más altas funciones políticas, de carácter electivo: tres veces Gobernador de la provincia de La Rioja, de la que es oriundo; Presidente de la Argentina en dos períodos, 1989/1995 y 1995/1999 y actualmente integra el Senado de la Nación, representando a su provincia -desde 2005- con mandato hasta el año 2023.-


Portada del Libro "Mi vida y mi historia política", de Carlos Saúl Menem.-


"La política hace historia. En cierto sentido, la política es el presente de la historia y la historia el pasado de la política; pero a veces, cuando la política del hoy quiere traer el pasado a su realidad, suele acomodar lo ocurrido a una forma de relatar, degradando la acción de aquellos que fueron sus actores y protagonistas, provocando injurias que hieren y deshonran sin merecimiento alguno. De allí proviene mi oposición y repudio a los relatos realizados sin conocimiento real y profundo de lo sucedido, o coloreados por intereses, pues así se asemejan más al ejercicio del sectarismo y a análisis sesgados. Guardo la esperanza de que ninguno de los míos, ni el admirable y maravilloso Pueblo Argentino caiga en ésas patrañas que sólo sirven para desnaturalizar y envilecer. Los falseadores de la historia calumnian, porque seguramente no podrían dar u ofrecer una propuesta mejor a la que se ocupan, es decir, denostar", comienza diciendo el ex Presidente en su publicación, de Editorial "Dunken".-


ZULEMITA MENEM, la hija del ex Presidente -hoy Senador Nacional- tuvo a su cargo el Prólogo de la Obra. Allí expresa: "Mi condición de hija de Carlos Saúl Menem me colocó frente a una cantidad de experiencias que me marcaron intensamente. Desde mi más tierna infancia lo recuerdo desarrollando su actividad política y ejerciendo cargos públicos que expusieron nuestras vidas a la opinión pública, tanto desde lo político, como desde lo personal y familiar. Ésto me permite asegurar que conozco profundamente a mi padre, a lo que debe sumarse la experiencia de compartir el desempeño de su tarea presidencial durante años, en los que tuve que aprender de su modo de conducirse y de la fuerza de sus convicciones. Todos saben -y conocen- que nuestra vida familiar se vio altamente afectada por diversos motivos. Más allá de todo, siempre nos unió un profundo amor que nos permitió superar no solamente conflictos de diversos tipos, sino también -y muy especialmente- ésas grandes presiones y agravios provenientes de personas y sectores de muy diferentes orígenes".-


"Nuestro apellido era originalmente Menehem. Aquí fue modificado al momento en que realizaron los trámites de la inmigración. Mis padres -Saúl Menehem y Mohibe Aquil- eran sirios. Los empleados de la oficina de migración, anotaban como podían, a su mejor saber y entender. Es así que fuimos llamados Menem. Fui el primero de mis hermanos en nacer en territorio argentino. Ya estaba Amado -el mayor- y después llegaron Munir y EDUARDO (foto). Así quedó conformada la familia", dice Carlos Saúl Menem en el Capítulo "De dónde vengo".-


"El 24 de Marzo de 1976 me destituyeron del cargo de Gobernador de mi provincia y fui encarcelado, en condición de preso político. Se me privó de la libertad por cinco años. Destinado -como castigo, porque les dije a mis carceleros que a los militares se los enfrenta y se los termina- a Las Lomitas, una localidad ubicada al oeste de Formosa, me encontraba distanciado de mi familia -mi esposa Zulema y mis hijos Carlitos y Zulemita- y con prohibición de toda actividad política. En ésas circunstancias trabé relación con una muchacha, hija de un reconocido militante peronista del lugar. De ésa unión nació mi hijo CARLOS NAIR (foto).", relata en éste valioso material el hombre que sufrió la persecución, la cárcel y el destierro, a punto de cumplir 88 años.-


"En las internas partidarias de 1988, utilicé el mismo criterio que durante toda mi vida política: estar siempre con la gente y mimetizarme con ella. Con ésa convicción recorrí pueblo por pueblo y ciudad por ciudad, en todo el territorio nacional. Fueron miles de kilómetros recibiendo muestras de cariño y adhesión y escuchando los problemas y deseos que el pueblo me planteaba. Ésa experiencia fue uno de mis más grandes aprendizajes. Para resolver la cuestión del tiempo y las distancias, construimos nuestro propio medio de transporte -el `Menemóvil´, un bus adaptado para vivir y trabajar a bordo- desde el cuál podíamos tomar contacto directo con mis compatriotas", recuerda Menem en el comienzo del Capítulo "Primer Período Presidencial".
En la foto, junto a JUAN BAUTISTA "Tata" YOFRE, quien se desempeñó como Secretario de Inteligencia del Estado (SIDE) y luego Embajador en Panamá y en Portugal, durante el primer mandato menemista y como Asesor presidencial -con rango de Secretario de Estado- durante la segunda presidencia.-


"Cuando se juzga -o pretende juzgarse- lo que ha pasado ayer, permanecen todavía en la escena quienes han formado parte de los gobiernos anteriores y así podría resultar muy sencillo denostar a los otros desde el ejercicio del poder. En mi persona, padezco aún de ésa particular situación, sometido a juicios sin fundamento alguno o dominados por intereses particulares del momento. La distancia permite que se separen las pasiones y que las afirmaciones se ajusten a la realidad de los hechos. Por algo se hizo famosa la expresión `el juicio de la historia´. Como hombre político, aspiro a ése juicio. He defendido a ultranza la libertad de expresión. Sin embargo, el carácter de las opiniones que se emiten acerca de quienes ejercen o ejercieron cargos públicos -en muchas ocasiones- roza la falta de respeto, recurren a agravios o a expresiones que pretenden opacar o ensuciar a quienes fuimos elegidos por amplia voluntad popular", reflexiona Carlos Menem en otro tramo de "Mi vida y mi historia política".
Aquí -Libro en mano- en el despacho del Senador, ubicado en Planta Baja del Palacio Legislativo.-


"He observado que, en el pecho de quien no sabe gobernar, es de esperar que se perturbe y se ofusque la razón y que ello lo lleve a no reconocer de manera clara cómo es la realidad. Que tan sólo la vea a través de la pasión. Las cosas suelen engañarnos cuando las miramos desde nuestros antojos y pasiones. Se debe aprender a obrar con generosidad y a no comerciar con voluntades. No quiero olvidar que siempre traté de estar alejado de la ira, porque con ella el hombre se sale de sí. Ninguna enfermedad del ánimo está más en contra del decoro que gobernar con ira porque turba su serenidad de juicio y le quita claridad de pensamiento. En el lado opuesto, la demasiada paciencia, también suele aumentar el peso de los errores", son otras de las destacadas reflexiones del Dr. Menem.-
Aquí, en su despacho, después de haberme dedicado un ejemplar de "Mi vida y mi historia política".-


"He sentido honor en todas las funciones públicas que desempeñé. Y en todas usé mi mejor saber y entender al momento de realizarlas. Si cada hombre deja marcas con sus obras, cuánto más lo hace un político que debe decidir por todos y para todos. Reconozco y acepto, como deber de sinceridad, que seguramente algunas cosas que debí encarar, han podido hacerse de otras o mejores maneras. Lo cierto es que dediqué mi vida a la política -preocupado desde mi juventud- por asegurar un futuro de grandeza para mi patria -adhiriendo a principios doctrinarios- formando parte de una fuerza popular y cumpliendo con los mandatos que las leyes de la nación me imponían. Ésa es la razón por la que digo que, solamente espero el juicio de Dios y de la Historia, con la esperanza de que el actual gobierno y aquellos que lo sucedan logren recuperar el bienestar del pueblo y llevar a nuestro país al lugar de privilegio en el concierto de las naciones al que lo pude conducir", son las palabras finales del autor de "Mi vida y mi historia política".
En la imagen, la dedicatoria -para el suscripto- de parte de la Familia Menem: CARLOS SAÚL, EDUARDO, ZULEMITA y CARLITOS NAIR.
Y ahora, permítanme contarles una licencia personal. Después de la firma y la foto de rigor, tuve la satisfacción de darle un beso en la frente y decirle "Gracias por Tanto, Presidente".-

No hay comentarios: